Cambiar para crecer

 

Las cosas no son peores que antes, lo que pasa es que ahora nos enteramos más rápido.

Este es el nivel de hartazgo que tengo al respecto de las ordas de ultra derecha que se lanzan a atemorizar a la gente con infiernos que no existen, paraísos inalcanzables, y sistemas basados en la explotación y el sometimiento, y promocionados como humanitarios. La izquierda sigue tratando. Y hasta el más trasgresor pierde su rumbo por un poquito de cámara.

El equilibrio no existe como una entidad ni como un estado fijo en donde se pueda permanecer más de unos pocos segundos. Inevitablemente, la flexibilidad de la vida misma lo rompe y reconstruye todo el tiempo.

El cubismo no fue otra cosa más que la definición estética bidimensional de un estadio de la misma realidad. Y no fue poco. El éxito de toda trasgresión, radica en su conversión a una nueva regla que de sentido a una nueva trasgresión. De eso se trata la evolución.

Internet se llenó de gente jugando a las escondidas, sin tener la más mínima idea de lo que significa Código. Utilizan sus conocimientos para hacer todo al revés, sin importarles siquiera atentar contra las mismas empresas que les dan un espacio gratis. Una empresa competitivamente equilibrada, no es un monopolio. La competencia equilibrada, exige un nivel de conocimientos suficiente como para poder escribir y ser entendido por todos, sin que haya que ir a la Sorbona para integrarse.

Cuando competir incluye romper sistemas abusando de la confianza de la gente, o espiarle el correo al vecino, o mirarlo por la web cam sin que se entere, y tantos otros atajos facilistas, sus mentores tendrán que hacerles un chas chas en la cola, y recordarles donde poner los dedos. Yo no puedo hacerlo por que a mi no me corresponde.

En este contexto me toca hacerme a un lado, lástima... me estaban divirtiendo. Debo dejar que los próximos se instalen, y continúen con sus formas de leer y escribir el mundo. Adaptados a la falta de ética generalizada, sabrán aplicar iguales o peores recursos. Yo no se hacer eso, soy muy tonta en ese sentido.

Comencé éste camino en 1983, después no pude parar. Sin mi maestro de la UTN no hubiese podido comprender el significado real del Juego de la Vida: Internet es de todos.

Muchas gracias, un abrazo y hasta siempre

Mi nombre es lo de menos

|

Comentarios

Comentarios recientes

Cerrar
Web Site Hit Counters
HTML Hit Counters